Donald Trump vuelve a tirar de ironía en su peculiar intercambio de amenazas con el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, y un mensaje público que deja en mal lugar a su secretario de Estado. Al día siguiente del anuncio de Rex Tillerson de que mantenía abierto un contacto con Pyongyang, «mediante dos o tres canales», el presidente escribió dos mensajes en Twitter que despreciaban la actividad diplomática del miembro de su Administración.

Trump anunció en la red social que había hablado con él de la siguiente manera: «Le he dicho a Rex Tillerson, nuestro maravilloso secretario de Estado, que pierde el tiempo intentando negociar con el pequeño hombre-misil».

El mensaje de fondo del inquilino de la Casa Blanca, traducido por algunos analistas, no apunta a una orden estricta, pese a la desautorización que supone para un Tillerson cada vez más distanciado de su presidente.

Trump es consciente de que sus mensajes amenazantes al dictador norcoreano son compatibles con el diálogo diplomático. Pero, desde que emprendió un endurecimiento en su política con Pyongyang, a raíz de las continuas provocaciones del régimen estalinista, el presidente ha logrado implicar de mayor manera a China, el más influyente en el hermético país comunista.

La estrategia diplomática impulsada por su embajadora ante Naciones Unidas, Nikki Haley, ha llevado también a que EE.UU. consiga por primera vez un compromiso de la comunidad internacional.

Tillerson había lanzado el sábado un mensaje de acercamiento a Corea del Norte, aunque condicionado, durante su visita a Pekín, en la que se entrevistó con el presidente chino, Xi Jinping. Con su nueva andanada, Trump busca mantener tensada la cuerda, en especial con el gigante asiático, al que ha criticado repetidas veces por su inacción para detener los lanzamientos de misiles balísticos y la carrera nuclear del régimen de Pyongyang.
Con inofrmacion del diario ABC.ES

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *