MOSCÚ.- El ex embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, rechazó enérgicamente las acusaciones de injerencia en la elección presidencial estadounidense.

Kislyak, quien regresó hace poco a Moscú, dijo en entrevista por la televisora estatal que cumplió sus deberes como diplomático cuando se reunió con miembros del equipo del entonces candidato Donald Trump. Dijo que también se reunió con representantes de la campaña de Hillary Clinton, pero no reveló sus nombres.

El ex embajador dijo que las acusaciones eran “absurdas y vergonzosas” para Estados Unidos, y calificó de “malsano” el reconocimiento oficial de que sus conversaciones telefónicas habían sido grabadas.
“Cualquier diplomático, ruso o no, trata de comprender mejor la política del país al que está asignado, descubrir el rumbo del nuevo gobierno y comprender dónde es posible cooperar”, dijo Kislyak.

Los contactos del diplomático con miembros del equipo de Trump son parte de las investigaciones del Congreso y el FBI de la posible colusión entre la campaña del ahora Presidente y Rusia. Moscú ha rechazado las acusaciones de injerencia en las elecciones.

Preguntado sobre sus contactos con Michael Flynn, quien fue brevemente el asesor de seguridad de Trump hasta su remoción en febrero, Kislyak dijo que no hablaron de asuntos secretos.

“Hablamos de asuntos muy elementales”, dijo. “Hay algunos temas importantes para la cooperación Rusia-Estados Unidos, principalmente el terrorismo, y ése fue uno de los temas de nuestra conversación. Nuestras conversaciones fueron legítimas, serenas y absolutamente transparentes”.

Kislyak insistió que no hablaron sobre las sanciones y añadió que tenía órdenes concretas de Moscú de no hablar sobre esas medidas.
CON INFORMACION DEL DIARIO EMOL.COM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *