Zinedine Zidane no es hombre de dejarse ir. Al menos no antes de tiempo. Entre las muchas imágenes que dejó el partido hay una del técnico francés con la cara desencajada gritando como un poseso en la celebración de uno de los goles de Cristiano Ronaldo. “Es único”, dijo después en la sala de prensa, a la que acudió sí satisfecho por el partido de su equipo, pero con el temple habitual. Sonreía con los ojos.

Quizás se acordaba del mensaje que había repetido en la víspera. “Tenemos que jugar sin pensar que hay partido de vuelta”, dijo. Pero nadie se imaginaba que el Madrid dejaría casi sentenciada la eliminatoria en la ida. Porque siempre sufre con el Atlético, porque últimamente le costaba rematar los partidos, y porque todos sus rivales en Champions le habían marcado esta temporada. La del Bernabéu fue la noche redonda. Dominio, control del juego, algún susto pero controlado, goleada, buenas sensaciones.

“Para nada me veo en Cardiff, hoy interpretamos bien el partido, lo preparamos bien, sabiendo la fuerza del rival y también sabiendo nuestra fuerza. Hoy hemos sido superiores. Cuando ves el marcador te das cuenta de que hicimos un gran partido, pero tenemos el partido de vuelta todavía y lo vamos a tener que trabajar y luchar porque allí vamos a sufrir seguro”, explicó el técnico, que repitió hasta en dos ocasiones que su equipo todavía no ha ganado nada.

¿Controlar la euforia es su misión de esta semana?, le preguntaron. “Hoy podemos estar contentos y felices y disfrutar de lo que hicimos. Todavía nos queda mucho en la Champions y en la Liga. No hemos ganado nada todavía por lo que no creo que vayamos a tener euforia. Hoy vamos a disfrutar, y mañana a pensar en el partido del sábado”, contestó. Tras la victoria, habló de la fuerza del Madrid; en la víspera, cuando destacaba las virtudes del Atlético, recordaba que el Madrid también tenía sus armas.
Primera media hora
¿Cuáles son y cuál es la fuerza de su equipo?, le preguntaron. “Que siempre intentamos jugar porque tenemos jugadores muy buenos. Con paciencia podemos hacer daño a cualquier equipo. Hoy hemos hecho una primera media hora fantástica en ritmo e intensidad y sobre todo técnicamente. Estuvimos muy acertados en la primera media hora, luego tuvimos 10 minutos complicados, y en la segunda parte estuvimos muy efectivos, con pocas ocasiones marcamos dos goles. Técnicamente interpretamos muy bien el partido”, analizó Zidane, muy acertado también en los cambios.

Quitó a Isco, con una amarilla, y dio entrada a Asensio. Quitó también a Benzema para dar entrada a Lucas y colocó a Cristiano de nueve. “Quería dar amplitud y profundidad y tener también equilibrio defensivo”, explicó. No supo decir el técnico francés fue su mejor partido desde que llegó al banquillo del Madrid, un partido que le acerca a su segunda final seguida.

“No sé si ha sido mi mejor partido, lo que sí hicimos un gran partido. No es nada fácil meter tres goles a este equipo. La primera media hora ha sido fantástica. Estoy contento por el partido y también por haber mantenido la portería a cero”, prosiguió el técnico, al que también preguntaron si después de una noche como la de este martes, podía confirmar si se quedará la próxima temporada. “Feliz estoy feliz, disfruto todos los días con mis jugadores. No hemos ganado nada, lo más importante es estar enchufados siempre, yo el primero”, contestó.
CON INFORMACION DEL DIARIO EL PAIS.COM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *