Associated Press | El presidente de Estados Unidos en Pensilvania
Washington— El sistema de salud pública de Estados Unidos es más complicado de lo que Donald Trump creía. El presidente de Estados Unidos también se ha topado con que China puede ser un aliado útil y que la OTAN no es obsoleta, como él dijo durante la campaña.

En sus primeros 100 días en la presidencia, el Congreso y los tribunales bloquearon varias de sus iniciativas, y su promesa de anteponer los intereses de Estados Unidos ante todo chocó contra una dura realidad.

Trump ha sido sorprendentemente sincero acerca de cómo está aprendiendo la forma en que funciona Washington y el mundo.

“Vertiginoso y exagerado, el multimillonario se ha enfrentado a un sistema mucho más poderoso que la Casa Blanca y, empujado por sus propios errores, ha sufrido derrotas humillantes. Pero no ha caído. Ni mucho menos.

“Pese a tener la valoración más baja de un presidente en los tiempos modernos (43%), Trump resiste y las encuestas indican que, gracias a un electorado extremadamente fiel, hoy volvería a vencer en las elecciones”, publicó ayer el periódico El País, en su portal de Internet.

“Esto ha sido más difícil de lo que creía”, dijo Phil Ruffin, un amigo y socio de Trump que ha visitado al presidente dos veces desde que asumió el cargo el 20 de enero. “En los negocios, se toma una decisión y sucede. En el gobierno no es así”.

Cuando la presidencia de Trump tenía apenas unos días, los tribunales rechazaron su primer decreto de restricciones migratorias. También han rechazado su intento de recortarle fondos federales a las llamadas “ciudades santuario”.

La lección más dura para Trump ha venido del Congreso, que rechazó su intento de revocar la ley de salud de la era de Barack Obama, pese a que el partido hizo campaña durante años contra el llamado Obamacare.

Durante la campaña, Trump dijo que en su primer día en la presidencia anularía la Ley de Cuidado de Salud Asequible de su antecesor en la Casa Blanca. La realidad fue otra. Su discurso al respecto también cambió.

En febrero, dijo a un grupo de gobernadores que “es un tema increíblemente complejo”. Agregó: “Nadie sabía que el cuidado de la salud podría ser tan complicado”. La Casa Blanca está adoptando un enfoque similar con el plan de reforma tributaria del presidente.

La evolución de Trump quizás ha sido más clara en asuntos de relaciones exteriores. Cuando se le presentaron fotos de niños que fueron víctimas de un ataque químico en Siria, Trump rápidamente abandonó su lema electoral de “Estados Unidos primero” y apoyó una intervención militar.

Después de escuchar a los líderes europeos defender a la OTAN, dejó de decir que esa organización era obsoleta.

Y después de las súplicas de los ejecutivos empresariales y de las advertencias hechas por líderes de otras naciones, de una turbulencia económica inminente, Trump abandonó abruptamente esta semana sus planes de retirar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

CON INFORMACION DEL DIARIO.MX

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *